Site Archives cocina para microondas

Calentando pan en el microondas


• Se puede descongelar un panecillo de unos 50 g poniéndolo en el horno graduado a potencia máxima durante solamente 20 segundos, dándole la vuelta a mitad del proceso. Una vez sacado del horno, el tiempo de reposo del panecillo a temperatura ambiente es de 5 minutos. Si se trata de 4 panecillos, se mantendrán por espacio de 2 minutos en el horno, se les dará la vuelta y se dejarán dentro del horno durante otro minuto. Tiempo de reposo a temperatura ambiente: 5 minutos.
• Para descongelar 500 g de pan blanco, se dejará en el horno graduado a potencia máxima durante 2 minutos, dándole seguidamente la vuelta y siguiendo la descongelación medio minuto más. Dejarlo a temperatura ambiente 10-15 minutos.
• Una rebanada de pan de 60-80 g se dejará en el horno al 30% durante 30-40 segundos, cubierta con papel vegetal; a continuación, sacarla del horno y dejarla reposar a temperatura ambiente durante 2-3 minutos.

Etiquetas: ,

Uso del microondas


Descongelación rápida.
La velocidad con que es posible descongelar los alimentos representa una de las mayores ventajas del horno de microondas; como se verá más adelante, un plato puede, en pocos minutos, pasar del congelador a la mesa. Existen en el mercado multitud de modelos. Es importate comprar el microondas que más se adapte a nuestras necesidades.

Calentar alimentos.
El horno de microondas permite servir una comida preparada de antemano como si fuese recién cocida, manteniendo intactos tanto su aspecto original como la fragancia y la consistencia.
Calentando una comida con el método tradicional, es decir poniéndola sobre una fuente de calor cualquiera, siempre se hace necesario añadirle un poco de agua o de grasas, lo que inevitablemente provoca una deshidrata-ción del producto: la comida, de hecho, puede resecarse o cocerse demasiado, especialmente la que está en contacto con el recipiente. En cambio, con este horno, las microondas ponen en movimiento las moléculas presentes en la comida, llevándola en brevísimo espacio de tiempo a su condición originaria. En el momento de saborearla, por tanto, la comida parecerá recién cocinada. De esta manera, por ejemplo, además de poder calentar, sin que se pase, un plato de arroz, será posible, en caso necesario, preparar con varias horas de antelación incluso una comida completa; de hecho unos pocos segundos bastarán posteriormente para que se puedan calentar sobre la marcha los diferentes platos.
Cuando hay niños pequeños, se puede calentar la leche una vez dentro del biberón (si éste es de vidrio) o bien calentar los alimentos (papillas y demás) que se venden ya preparados en frascos de vidrio.

Etiquetas: ,