Sugerencias Archive

TOSTADAS DE GAMBAS Y HUEVOS


TOSTADAS DE GAMBAS Y HUEVOS:
Ingredientes: 4 tostadas, 100 gr. de gambas pequeñas peladas, 40 gr de mantequilla, 4 cucharadas de Catchup Libby’s, 3 huevos, 1 cucharada de mostaza, 1 cucharada de alcaparras, sal.
Preparación:
Dore en una sartén las tostadas untadas en mantequilla. En la misma grasa vierta los huevos batidos, añada el resto de la mantequilla, remuévalo y déjelo cocer a fuego suave hasta que los huevos estén cuajados. Sazónelo. Unte las tostadas con la mostaza, cúbralas con el revoltillo de huevos, reparta las gambas por encima, rocíelas con un poco de catchup y espolvoréelo con las alcaparras.

Etiquetas:

Sugerencias diversas


Cuando se han de cocer trozos de carne con partes salientes (alitas o muslos de pollo, el extremo de una pata), envolver las partes más salientes (aunque no todo el trozo) con papel de aluminio. El motivo es que estas partes más delgadas son las primeras que reciben el impacto de las microondas y a final de cocción quedarían resecas o quemadas. El papel de aluminio rechaza las microondas (a media cocción se retirará para que también estas partes queden cocidas). Las porciones que han sido cubiertas con el papel de aluminio no deben tocar las paredes del horno, porque estropearían el magnetrón.

Disminuir las cantidades habituales de hierbas y especias, ya que la cocción en microondas potencia estos aromas y los alimentos resultarían demasiado aromatizados.

Si se quiere preparar huevos al plato, agujerear dos o tres veces la yema antes de introducirlos en el horno, para que no se deforme.

Etiquetas: ,

Reglas fundamentales que hay que cumplir


La cocción en horno de microondas no presenta grandes dificultades. En las recetas de esta obra se encuentran todas las informaciones necesarias para obtener excelentes resultados. A continuación se dan algunas informaciones de carácter general que permitirán no sólo la buena realización de las recetas propuestas, sino también la creación de platos por parte del lector. Las operaciones que hay que llevar a cabo son sencillas: si la receta no aconseja lo contrario, colocar la comida en un recipiente adecuado para la cocción por microondas. Disponerlo sobre la parrilla o la base del horno (en este caso sacar antes la parrilla), cerrar el horno y programar en tiempo y en potencia tal como se indica en la receta. Recuérdese que, al igual que en la cocción tradicional, tanto más en la cocción por microondas, que es muy rápida, el recipiente deberá tener capacidad suficiente para contener holgadamente la comida que se quiere cocinar, pero sin ser muy ancho. Si el jugo se esparce demasiado por el fondo, el alimento pierde sabor.

Etiquetas: ,

Cómo se usa el horno de microondas


La programación del horno
Es necesario recordar que, a propósito de los hornos de microondas, nunca debería hablarse de encender, sino de programar o graduar. Tampoco habría que usar nunca la palabra apagar, pero al no existir un vocablo preciso para sustituirla, se ha usado a menudo en nuestro recetario. No todos los hornos de microondas son iguales. Pueden tener diferentes variaciones de potencia (hasta diez) y estar dotados o no de termómetros o de sondas. Según el tipo elegido, por tanto, el horno podrá programarse en base al tiempo, en base a la memoria, con la sonda y, por lo que atañe a los últimos modelos, también con la cocción tradicional y el grill.

Etiquetas: ,

El horno de cocción combinada



En este tipo de horno más reciente, es posible combinar adecuadamente la cocción por el sistema de microondas con la tradicional.
Las microondas se transmiten desde arriba (en lugar de desde los lados o desde abajo, como en los hornos de microondas clásicos) por medio de un difusor giratorio.
La cocción tradicional está asegurada por una resistencia eléctrica colocada en la parte baja del horno y por un grill situado en la parte alta. Microondas, rejilla y grill pueden usarse conjuntamente o por separado. Por ejemplo, para cocer un asado se podrá programar solamente la cocción por microondas, o bien la cocción combinada. En este último caso, la carne se cocerá en tiempo muy corto, gracias a las microondas, y resultará crujiente y dorada en la superficie debido a la resistencia y al grill. Resumiendo: en este horno programado sólo con las microondas, se podrá descongelar, calentar y cocer velozmente; con el calentamiento tradicional, se podrá cocer y asar como se suele hacer con el horno eléctrico.
Si al mismo tiempo se usan las microondas, se ahorrará tiempo y energía eléctrica; con el grill de regulación variable, se podrá gratinar delicadamente; y con la combinación del microondas, se empleará un tiempo todavía inferior, obteniendo platos blandos por el interior, puesto que han sido cocidos muy rápidamente.

Etiquetas: ,

Cómo está hecho el horno de microondas


La estructura del microondas.

El horno de microondas, que por lo general tiene las dimensiones de un televisor no muy grande, va recubierto en el interior por un material resistente a las mismas ondas. La puerta, provista de un cristal especial que permite controlar la cocción, dispone de un cierre de seguridad que impide a las microondas pasar al exterior del horno.
Al lado de la puerta, o debajo de ella, se encuentran todos los dispositivos necesarios para regular la cocción. Los dispositivos interiores que permiten el funcionamiento del horno son el alimentador, el magnetrón y el canal de onda.
El alimentador lleva la energía eléctrica a la tensión necesaria para hacer funcionar el magnetrón, que produce las microondas. Éstas son conducidas hasta la cámara-horno por un tubo metálico especial, llamado canal o guía de onda, en el interior del cual se pro-
pagan por reflexión. En algunos tipos de aparatos, en el fondo de este tubo existe una hélice que, al girar, distribuye las microondas en todas las direcciones. Éstas se reflejan gracias al material especial que, como ya se ha dicho, recubre las paredes interiores, de manera que la comida es alcanzada de forma homogénea por todos los lados.
La emisión de microondas cesa cuando se abre la portezuela del horno o cuando el reloj llega al final del período programado. Existen en el mercado hornos de microondas de todas las medidas y de diferentes precios. A la hora de la compra, por tanto, es importante tener presente que la rapidez de cocción no depende de lo grande que sea el horno, sino solamente de la potencia que tenga su magnetrón. De hecho, es posible adquirir hornos de diferentes potencias (de 500, 600, 700 w) y es indispensable tener siempre en cuenta, en este sentido, la potencia del horno que se ha elegido, para disminuir o aumentar el tiempo que se indica en las recetas.

Etiquetas: ,

Calentar alimentos


El horno de microondas permite servir una comida preparada de antemano como si fuese recién cocida, manteniendo intactos tanto su aspecto original como la fragancia y la consistencia.
Calentando una comida con el método tradicional, es decir poniéndola sobre una fuente de calor cualquiera, siempre se hace necesario añadirle un poco de agua o de grasas, lo que inevitablemente provoca una deshidrata-ción del producto: la comida, de hecho, puede resecarse o cocerse demasiado, especialmente la que está en contacto con el recipiente. En cambio, con este horno, las microondas ponen en movimiento las moléculas presentes en la comida, llevándola en brevísimo espacio de tiempo a su condición originaria. En el momento de saborearla, por tanto, la comida parecerá recién cocinada. De esta manera, por ejemplo, además de poder calentar, sin que se pase, un plato de arroz, será posible, en caso necesario, preparar con varias horas de antelación incluso una comida completa; de hecho unos pocos segundos bastarán posteriormente para que se puedan calentar sobre la marcha los diferentes platos.
Cuando hay niños pequeños, se puede calentar la leche una vez dentro del biberón (si éste es de vidrio) o bien calentar los alimentos (papillas y demás) que se venden ya preparados en frascos de vidrio.

Descongelación rápida con microondas



La velocidad con que es posible descongelar los alimentos representa una de las mayores ventajas del horno de microondas; como se verá más adelante, un plato puede, en pocos minutos, pasar del congelador a la mesa.

Etiquetas: ,

Trucos de cocina


POLLO FRITO EN SU PUNTO.
Bate 2 huevos con sal, perejil y ajo picados, y empapa los trozos de pollo en esta mezcla. Escúrrelos un poco, enharínalos, tríelos en abundante aceite y déjalos en papel de cocina para que absorba el exceso de grasa. Así, rebozado, el pollo salta mucho menos al freírlo. Otra opción: sustituye la harina por pan rallado.

Etiquetas: ,

Restaurante Casa Lucio


Han pasado ya muchos años desde que aquel chavalín abu-lense aterrizó en Madrid de la mano de su padre. Fue él quien le colocó a trabajar en lo que hoy es Casa Lucio, un local que entonces se llamaba Mesón Segoviano y al que todos los días acudían a comer muchos madrileños.
“No había cumplido los trece años y ya me ganaba la vida limpiando los suelos, fregando aquellos grandes perolos, encendiendo los braseros cada mañana… y hasta matando ratones, que entonces había muchos”.
Hoy, con 67 años, Lucio sigue trabajando en aquel mismo lugar. Pero las tornas han cambiado tanto que la casa lleva su nombre y es conocida en el mundo entero. Eso sí, se siente orgulloso de seguir al pie del cañón y trabajando tan duro como en esos primeros años. “Siempre de cara al público, como un camarera más”
“Aunque sea el jefe, siempre llevo la chaquetilla de camarero puesta, como si fuera uno más. Y es que trabajo como ellos, pongo las mesas, retiro los platos, subo a la cocina, atiendo la barra… lo que haga falta, siempre como un compañero más. Y siempre hay que estar de cara al cliente, saludando hasta que se va el último, preguntando qué tal han comido, despidiéndome de todos en la puerta. Siempre con el público que viene a mi casa y que es quien me ha dado todo. Y así estaré hasta que el cuerpo me aguante”.
A juzgar por su jovialidad, el cuerpo le aguantará muchos años, porque Lucio ama su trabajo y confiesa sentirse feliz con lo que hace.

Etiquetas: ,

Pagina siguiente »