Cocina en microondas Archive

Mas sobre hornos de microondas


Cómo se usa el horno de microondas.

La programación del horno.
Es necesario recordar que, a propósito de los hornos de microondas, nunca debería hablarse de encender, sino de programar o graduar. Tampoco habría que usar nunca la palabra apagar, pero al no existir un vocablo preciso para sustituirla, se ha usado a menudo en nuestro recetario. No todos los hornos de microondas son iguales. Pueden tener diferentes variaciones de potencia (hasta diez) y estar dotados o no de termómetros o de sondas. Según el tipo elegido, por tanto, el horno podrá programarse en base al tiempo, en base a la memoria, con la sonda y, por lo que atañe a los últimos modelos, también con la cocción tradicional y el grill.
Cocción en base al tiempo
Significa cocinar la comida a la temperatura y según el tiempo indicados en la receta, sin tener que aportar ningún cambio. Esto es válido para todos los hornos que tienen una sola intensidad de potencia.
En aquellos que tengan dos o más variaciones de potencia, será posible empezar la cocción de los alimentos a una potencia alta y continuarla (si se requiere) a otra más baja. No hay en ello nada de complicado: al finalizar el primer período de cocción, se produce un aviso por medio de una señal acústica; entonces se deberá programar manualmente el horno a una temperatura más baja.
Cocción en base a la memoria
Solamente es posible con hornos más perfeccionados, es decir, aquellos que tienen mandos automáticos de intensidad variable. Se usa este sistema cuando los alimentos requieren cocerse a dos o tres temperaturas diferentes. Puede suceder, por ejemplo, que lo que se ha introducido en el horno deba cocerse al 75 % de potencia durante 7 minutos y que para alcanzar la cocción necesite posteriormente una potencia más baja: primero al 40%, luego al 20%. Con un horno de dos intensidades de potencia, una vez transcurrido el primer período de cocción, se debería volver a programar manualmente el horno a una potencia inferior. Con la cocción en base a la memoria será posible, en cambio, programar el horno a cualquiera de las potencias diferentes desde el comienzo. Al término de los primeros períodos de cocción, se recibirá el aviso de una señal acústica (que podrá servir para recordar que se ha de dar la vuelta o que se tiene que mezclar lo que se cuece); luego, la temperatura bajará hasta el grado deseado y la comida se acabará de cocer: esto será avisado por dos o tres señales acústicas.

Etiquetas: ,

Uso del microondas


Descongelación rápida.
La velocidad con que es posible descongelar los alimentos representa una de las mayores ventajas del horno de microondas; como se verá más adelante, un plato puede, en pocos minutos, pasar del congelador a la mesa. Existen en el mercado multitud de modelos. Es importate comprar el microondas que más se adapte a nuestras necesidades.

Calentar alimentos.
El horno de microondas permite servir una comida preparada de antemano como si fuese recién cocida, manteniendo intactos tanto su aspecto original como la fragancia y la consistencia.
Calentando una comida con el método tradicional, es decir poniéndola sobre una fuente de calor cualquiera, siempre se hace necesario añadirle un poco de agua o de grasas, lo que inevitablemente provoca una deshidrata-ción del producto: la comida, de hecho, puede resecarse o cocerse demasiado, especialmente la que está en contacto con el recipiente. En cambio, con este horno, las microondas ponen en movimiento las moléculas presentes en la comida, llevándola en brevísimo espacio de tiempo a su condición originaria. En el momento de saborearla, por tanto, la comida parecerá recién cocinada. De esta manera, por ejemplo, además de poder calentar, sin que se pase, un plato de arroz, será posible, en caso necesario, preparar con varias horas de antelación incluso una comida completa; de hecho unos pocos segundos bastarán posteriormente para que se puedan calentar sobre la marcha los diferentes platos.
Cuando hay niños pequeños, se puede calentar la leche una vez dentro del biberón (si éste es de vidrio) o bien calentar los alimentos (papillas y demás) que se venden ya preparados en frascos de vidrio.

Etiquetas: ,

El horno microondas


Ventajas del horno de microondas.
En comparación con la cocción tradicional, la cocción efectuada por microondas presenta considerables ventajas, debidas a un radical y revolucionario cambio en el sistema. De hecho, como se ha visto, el horno de micro-ondas no produce calor, pero sí un campo frío de ondas electromagnéticas que generan calor sólo una vez han penetrado en los alimentos.
Ahorro de tiempo
Los microondas permiten cocer los alimentos en tiempos inferiores en un tercio, o incluso en la mitad, a los de la cocción tradicional.
Ahorro de energía
Para valorar el ahorro de energía eléctrica (50-70% menos) que permite el horno, no sólo es necesario referirse al tiempo necesario para la cocción propiamente dicha, que como ya se ha indicado es muy bajo, sino que se ha de considerar también que, contrariamente a cuanto ocurre en la cocción clásica, este horno jamás debe calentarse previamente.

El horno no calienta
Al no producir calor, el horno de microondas no emite calor hacia el exterior, por lo que no recalienta la cocina (cosa tan desagradable, especialmente en verano). Tampoco despide vapor ni olores, y es posible abrirlo siempre que se quiera, sin perjuicio para la temperatura del horno ni de la comida que se halla en el interior. Por ejemplo, se puede abrir la puerta del horno sin temor a interrumpir el proceso de fermentación en la cocción de una tarta para controlarla: de hecho, si la apertura de la puerta bloquea el suministro de las microondas, la cocción no se interrumpe, sino que continúa por conducción durante 2 o 3 minutos.
Cocción dietética
La cocción en el horno de microondas presenta ventajas dietéticas que no hay que menospreciar, especialmente por parte de quienes tienen problemas de línea o de salud. Alimentos que por lo usual se fríen (por ejemplo albóndigas, buñuelos, ‘crepés) pueden cocerse en el horno, con buen resultado, sin el empleo de grasas, lo que permite una importante reducción diaria de calorías.

La limpieza del horno
El homo de microondas se limpia con gran facilidad, lo que es otra de sus ventajas. Puesto que las paredes (como se explica en esta misma página) no se recalientan, eventuales salpicaduras de grasa no permanecen adheridas. Para limpiarlas bastará pasar una esponja (o un trapo suave) humedecida con agua y jabón, aclarar con un trapo húmedo y finalmente secar. Nunca hay que usar polvos abrasivos. En el horno de cocción combinada, en cambio, es posible que las paredes se ensucien un poco más. Si esto ocurriera y el horno conservase un olor desagradable, proceder de la siguiente manera: poner en el horno un recipiente ancho y con agua, aunque no completamente lleno, programar el horno y dejar que el agua empiece a hervir. El vapor producido hará que la grasa se derrita y así será más fácil quitarla con un paño húmedo.

Etiquetas: ,

La cocina de microondas


Qué es un horno de microondas:
El horno de microondas ha sido conocido y usado en el extranjero (especialmente en Estados Unidos y en Japón) mucho antes que en España, donde, sin embargo, se está difundiendo con gran rapidez. Funciona con electricidad, pero no utiliza, como sucede en los demás hornos eléctricos, fuentes directas de calor. En efecto, la electricidad no calienta el horno, sino que, gracias al magnetrón, produce unas microondas que chocan contra la superficie de los alimentos y los cuecen. Por ello es interesante tener una idea bastante clara de qué son las microondas.
Qué son las microondas:
Las microondas son ondas electromagnéticas, similares a las de la radio o la televisión, con una longitud de onda comprendida entre 1 mm y 1 m (en los hornos tienen una longitud de unos 12 cm). Las microondas tienen una frecuencia de oscilación muy alta: alcanzan casi dos millones y medio de oscilaciones por segundo, esto es, 2.450 megahercios. La intensidad de este campo magnético concentrado actúa sobre las moléculas del alimento que, al ser golpeadas violentamente por la oscilación de las microondas, se mueven y se frotan velozmente unas con otras produciendo calor, lo que determina la cocción. Otra característica de las microondas es la de pertenecer a la categoría de las ondas «no ionizantes», esto es, que tienen la particularidad de eliminarse en el momento en que cesa la acción de la fuente que las produce. Esto significa que los alimentos cocidos en el microondas no son radiactivos y no presentan para el consumidor ningún tipo de peligro.

Cómo actúan las microondas
Cuando las microondas alcanzan un alimento, actúan sobre toda su superficie, penetrando unos tres centímetros en el interior del alimento y produciendo el fenómeno de calentamiento causado por la fricción de las moléculas. La parte interna del alimento se cuece por conducción, o sea que el calor que se ha producido en la superficie se propaga hacia el interior. Al aumentar la profundidad, la potencia de las microondas se reduce casi a la mitad. También en la cocción tradicional la parte interna de los alimentos se cuece por conducción, pero al recibir el calor sólo en la superficie; la cocción es mucho más lenta que en el caso de las microondas. Por otro lado, puede suceder que en la cocción tradicional la parte exterior se reseque excesivamente o que llegue incluso a quemarse.
Esto no sucederá nunca con el microondas, que deja la superfie de los alimentos perfectamente tierna y blanda. Tanto es así que para conseguir una costra bien dorada y crujiente se ha de recurrir al fondo o a la bandeja para dorar, de los que hablaremos a continuación.

Etiquetas: ,

« Pagina anterior