cocina de microondas Archive

Propiedades del descongelamiento en microondas


El horno de microondas permite descongelar alimentos con gran rapidez manteniendo intactas sus sustancias nutritivas. El tiempo de descongelación dependerá de la calidad y del peso de los alimentos; éstos pueden colocarse dentro del horno en un recipiente adecuado o sin recipiente. Algunos alimentos pueden descongelarse incluso en el mismo envase de congelación (por ejemplo gambas), aunque en este caso se deberá agujerear la bolsa por varios sitios, para permitir que escape el vapor.

Etiquetas: ,

Tips para las comidas en el microondas


Sugerencias diversas:
• Cuando se han de cocer trozos de carne con partes salientes (alitas o muslos de pollo, el extremo de una pata), envolver las partes más salientes (aunque no todo el trozo) con papel de aluminio. El motivo es que estas partes más delgadas son las primeras que reciben el impacto de las microondas y a final de cocción quedarían resecas o quemadas. El papel de aluminio rechaza las microondas (a media cocción se retirará para que también estas partes queden cocidas). Las porciones que han sido cubiertas con el papel de aluminio no deben tocar las paredes del horno, porque estropearían el magnetrón. • Disminuir las cantidades habituales de hierbas y especias, ya que la cocción en microondas potencia estos aromas y los alimentos resultarían demasiado aromatizados.
• Si se quiere preparar huevos al plato, agujerear dos o tres veces la yema antes de introducirlos en el horno, para que no se deforme.
• Si se desea que los alimentos no se resequen demasiado, cubrir el recipiente con una tapadera; si, por el contrario, se prefiere que se evapore algún líquido, cocer con el recipiente destapado.
• Para cocer un trozo de carne grande, dar la vuelta dos o tres veces durante la cocción. Comenzar ésta en la potencia máxima y seguir en una potencia más baja para que no tome demasiado color en la parte externa y pueda cocerse correctamente por la parte interior.
• Si se quiere cocer patatas con piel, lavarlas bien y pinchar la piel en varios puntos con un tenedor. En el caso de que se trate de patatas nuevas, colocarlas en el horno sobre una fuente de cartón. Si son patatas viejas, depositar en el recipiente algunas cucharadas de agua.
• Recordar que el arroz y las pastas cocidos en el microondas tardan aproximadamente el mismo tiempo que en la cocción convencional. El horno de microondas ofrece la ventaja de que no se han de remover a menudo, porque los alimentos no se pegan a las paredes ni al fondo del recipiente. Por otro lado, dado que el horno se proma medida, para que unas piezas no resulten demasiado cocidas y las otras crudas.

Etiquetas: ,

Cocer pasta en microondas


Cómo cocer la pasta:
Existen dos sistemas para cocer la pasta en el horno de microondas. Tomar como ejemplo la cocción de 400 g de pasta seca de tamaño mediano.
Primer sistema: calentar 7 di de agua salada, hasta llevarla a ebullición, en un recipiente adecuado para el microondas y de bordes altos (puede utilizar también una sopera). Agregar la pasta, remover, tapar el recipiente y llevarlo al microondas, programándolo en potencia máxima. Cocer la pasta 14-16 minutos según la calidad y la potencia del homo. Remover con cuchara de madera dos o tres veces durante la cocción. Terminada ésta, dejar reposar 3 minutos con el horno apagado. Se obtiene una pasta perfectamente cocida y sin agua, por lo que no es necesario escurrirla. Bastará añadirle la salsa o condimento y servirla, bien caliente, en el mismo recipiente.
Segundo sistema.- colocar la pasta en un recipiente grande de bordes altos y bañarla con unos 3 1 de agua hirviendo. Remover, introducir el recipiente tapado en el horno programado a potencia máxima y cocer la pasta 5-7 minutos (según la potencia del horno y el gusto personal), removiendo a media cocción. Dejarla reposar 12 minutos dentro del horno apagado, removiéndola dos o tres veces. Escurrirla y aliñarla.

Etiquetas: ,

Consejos para cocinar con microondas


• Si se ha de cocer un pescado que pesa más de medio kilo, iniciar la cocción unos pocos minutos en potencia máxima y finalizarla aplicando una potencia más baja (aproximadamente la mitad de la potencia empleada en un principio).
• Se puede introducir una rodaja de pescado congelado en el horno, para cocerla. El tiempo de cocción será algo superior al de una rodaja de pescado fresco. Si se trata de un pescado entero, se deberá descongelar antes de la cocción (entre otras cosas, porque antes se deberá limpiar).
• Para reblandecer miel demasiado espesa, colocarla unos segundos, con el tarro destapado, en el horno programado a potencia máxima.
• Cuando el horno posee rejilla, ésta puede emplearse de dos formas: con la curva hacia arriba, si el recipiente que se ha de introducir en la base del horno es demasiado alto; con la curva hacia abajo, si el recipiente que se ha de colocar sobre la rejilla es alto o cuando se va a usar el grill y no se desea que el alimento quede demasiado cerca de la fuente de calor. Sirve lo dicho para aquellas ocasiones en las que se pretende cocer dos alimentos que precisan distintas temperaturas de cocción.
• Al cocer alimentos con salsa o con algún jugo, conviene cubrir el recipiente con plástico adherente o con papel untado de aceite, para que las salpicaduras no ensucien las paredes del horno.
• Cuando se ha de cocer carne que irá acompañada de alguna verdura que también ha de cocerse en el microondas, se puede proceder de la forma siguiente: cocer la carne en primer lugar (ya que se trata del alimento que precisa una cocción más larga) y retirarla del horno un punto cruda. Envolverla en papel de aluminio y reservarla. De esta forma, la carne terminará de cocerse por conducción, y, cuando la verdura esté cocida, también la carne estará en su punto. Si la cocción de la verdura requiere mucho tiempo y la carne se enfría, colocarla en el horno (sin el papel de aluminio) programado a la potencia máxima: bastarán 2-3 minutos para calentarla. • El horno de microondas soluciona el desayuno en muy pocos minutos. Para preparar una taza de té, basta poner la taza llena de agua con la bol-sita del té y programar el horno a potencia máxima durante un minuto. Sirve también para calentar el café sobrante del día anterior sin que llegue a hervir, con lo que perdería todo su sabor. Para calentar una tacita de café se precisan aproximadamente 30 segundos con programación en potencia máxima o 1 minuto en potencia del 75 %. Una taza de leche queda muy caliente conectando durante un minuto a potencia máxima.

• Para que la carne consiga un color dorado, deberá permanecer en el horno durante 10 minutos. Si el horno funciona combinado con grill, el sistema varía.
• Si se tiene que tostar pan de molde y el horno no dispone de grill, se habrá de emplear el fondo para asar o la bandeja doradora, después de haberlos calentado en el horno, programado a la potencia máxima, durante unos 5 minutos.
• Cuando se cuece algún alimento en porciones individuales, en pequeños recipientes, se colocarán dentro del horno (sobre la rejilla o sobre la base) formando círculo. Los alimentos que se colocaran en el centro no recibirían las microondas. Sirve esta advertencia cuando se cuecen cuatro o cinco frutas, patatas, trozos de carne u otros alimentos distribuidos en varias piezas.
• Recordar que un bizcocho en el horno de microondas quedará bien cocido en unos pocos minutos, pero no tomará color. Si se desea que salga dorado, proceder de la forma siguiente: untar el molde de cocción con mantequilla o espolvorearlo con harina de galleta o de bizcochos oscuros y triturados. El sistema será distinto si se dispone de un horno combinado (con el sistema de microondas y con el de cocción tradicional).
• Para asar lonchas de tocino y que resulten crujientes, colocarlas en el fondo para asar precalentado en potencia máxima durante 5 minutos. Para que el tocino no entre en contacto con su propia grasa, se ha de emplear un fondo especial provisto de una rejilla o de una ranura que recoge estos jugos. Si no se posee este fondo especial, se procederá de la forma siguiente: cubrir el fondo de una fuen-fce con papel grueso absorbente y colocar encima las lonchas de tocino en una sola capa. Cubrirlas con otra hoja de papel y cocer a potencia máxima durante 6 minutos. Pasado este tiempo, el tocino estará bien asado, pero no quedará impregnado de grasa, que habrá sido absorbida por el papel. Otro método consiste en colocar algunos palitos de madera (nunca metálicos) en el borde de la fuente, formando una especie de parrilla. Situar en el horno, programado a potencia máxima, durante 6 minutos. Las lonchas de tocino quedarán crujientes y el recipiente habrá recogido la grasa, que podrá utilizarse posteriormente para la salsa.

Lo que no se debe hacer:
• No se deben poner en el horno botellas o tarros tapados, porque podrían estallar debido a la presión del vapor que se produce en su interior.
• No se debe hacer funcionar el horno en vacío, sin ningún alimento en su interior. Para evitar este riesgo, mantener siempre un vaso con agua en el interior del horno. De esta forma, si alguien pusiera en marcha el horno, las ondas se concentrarían sobre el agua y el magnetrón no se estropearía.
• No se debe hacer funcionar el horno cuando está estropeado. Para arreglarlo se acudirá siempre a un técnico.
• No se debe usar papel encerado para cubrir los recipientes, pues la cera podría fundirse. Se debe usar plástico ad-herente o papel untado con aceite.

Etiquetas: ,

Como cocinar en microondas


El fondo para asar o bandeja doradora.
Como ya se ha dicho, hay hornos que do están dotados del sistema de cocción combinada con el grill; en tales casos, para lograr que algunos alimentas adquieran el aspecto deseado, es necesario el uso del fondo para asar. El material especial de este recipiente absorbe las microondas y se calienta (más o menos, según su permanencia dentro del horno). Antes de colocar encima del mismo la comida que se va a cocer, es necesario ponerlo en el horno vacío, programar éste y dejar dentro el fondo para asar varios minutos (el tiempo varía según la cantidad del alimento que se quiere cocer), pasados los cuales hay que apagar el horno y dejar el recipiente (sin abrir la portezuela) por espacio de unos 40-60 segundos, a fin de que el calor tenga tiempo suficiente para distribuirse uniformemente por toda la superficie del fondo. Seguidamente se reprograma el horno medio minuto más, para que el plato pueda volver a la temperatura inicial. Antes de colocar encima de éste lo que se va a cocer, es conveniente untarlo con manteca de cerdo o mantequilla mediante un tenedor, o bien con un pincel o una ramita de romero impregnados en aceite. Colocar seguidamente sobre el fondo (evitando tocarlo, ya que está muy caliente) la comida que se quiere cocer. La parte que esté en contacto con el fondo se dorará, pero sin secarse. Entonces hay que poner todo nuevamente dentro del horno y repro-gramar éste; al poco tiempo, dar la vuelta a la comida que ya se ha dorado, procurando no pincharla, para que no se pierdan sus jugos. Dejar que se cueza también por la otra parte. No hay que olvidar que el tiempo de permanencia de la comida en el horno depende más de la anchura del fondo del recipiente usado (cuanto mayor sea ésta, mayor será el tiempo de permanencia) que de lo delicada que sea la comida que se coloque encima del mismo. Si se está asando un grueso pedazo de carne, conviene, en el momento de darle la vuelta, sacarla y volver a colocar el fondo en el horno. Programarlo por 2 minutos, de manera que vuelva a recuperar la temperatura inicial (con la carne cruda y fría, de hecho, la temperatura del horno habrá disminuido); pasados estos 2 minutos, colocar de nuevo la carne encima de la bandeja doradora.
El plato con varios compartimentos, en el que cabe una comida completa, es adecuado para calentar los alimentos de una sola vez y servirlos todos a un tiempo.

Etiquetas: ,

Trucos para cocinar en microondas


• Una rodaja (o un filete) de pescado de 300 g se descongela durante 5-6 minutos en el horno al 30 %, dándole la vuelta una vez. Terminará la descongelación con un reposo de 30 minutos a temperatura ambiente.
Si la loncha de pescado pesa 600 g, se mantendrá 10-12 minutos en el horno, graduado al 30%, dándole la vuelta una vez como mínimo. Finalizará la descongelación a temperatura ambiente durante 30-40 minutos.
• Un pescado entero, de unos 500 g, se descongela 10-12 minutos en el horno graduado al 30 %, dándole una vuelta. Terminará la descongelación a temperatura ambiente, durante 30 minutos.
Si el pescado pesa 1 kg, deberá mantenerse en el horno al 30% durante 16-20 minutos, dándole la vuelta una vez. Se terminará de descongelar a temperatura ambiente durante 1 hora. Cualquiera que sea el peso del pescado, se cubrirán cola y aletas con papel de aluminio.
• Se descongelan 250 g de colas de gambas o gambas pequeñas en el horno al 30% y durante 5-7 minutos. Durante este tiempo se dará la vuelta al paquete una vez. Al cabo de unos 3 minutos, separar las gambas unas de otras. Dejarlas 20 minutos a temperatura ambiente.
Si las gambas pesan 500 g, se mantendrán 10-15 minutos en el horno al 30 % y después 30-45 minutos a temperatura ambiente.
• Los mariscos sin cascara (berberechos, almejas, etc.) se descongelan en potencias del 30% y del 10%. El reposo puede efectuarse en un recipiente cubierto, pero es preferible sumergir el alimento en agua fría.

Etiquetas: ,

Los postres en el microondas


• Un corte de tarta sin relleno, de unos 150 g, se descongela durante 1 minuto o 1 minuto y 1/2, en potencia del 30%. Terminará la descongelación con un reposo de 5-10 minutos a temperatura ambiente. La porción se colocará sobre un plato o sobre una servilleta de papel.
• Una tarta de frutas con un peso de 450 g precisa 1 minuto o 1 minuto y 1/2 a potencia máxima. Se dejará reposar durante 10 minutos y se volverá a introducir en el horno, graduado a una potencia del 30 %, durante 10-12 minutos. Acabará la descongelación tras 10-15 minutos a la temperatura ambiente.
• Una tarta de manzanas de 400 g se introduce en el horno graduado al 30% durante 8-10 minutos. Finaliza el proceso de descongelación dejando la tarta por un espacio de 10-15 minutos a temperatura ambiente.
Una porción de la misma tarta, de 200 g, se introduce 2-3 minutos en el horno programado al 30 %. Terminará de descongelarse con 5-10 minutos a temperatura ambiente.
• Una tarta con crema y nata, de 350 g, se introduce durante 8-10 minutos en el horno graduado a potencia mínima del 10 % (el tiempo preciso para que comience la descongelación). Se dejará a temperatura ambiente 1 hora y 1/2 o 2 horas.
Una porción de la misma tarta, de unos 200 g, se mantiene en el horno (siempre programado a potencia mínima) durante 1 y 1/2 o 2 minutos. Acabará su descongelación con 10-15 minutos de reposo en temperatura ambiente. En el momento de introducirla en el horno, la tarta irá sobre un plato y destapada.

Etiquetas: ,

Eligiendo accesorios para microondas


Cuáles son los enseres adecuados.
Para que las microondas puedan alcanzar a los alimentos y cocerlos, no deben encontrar barreras reflectantes en su camino; por ello, los recipientes adecuados para la cocción en este horno deben estar hechos de un material que no rechace las ondas y que tampoco las absorba, excepción hecha del fondo especial para la bandeja doradora.
No hay que usar recipientes de metal o platos que tengan incluso la más mínima decoración metálica ( ni tan siquiera una rayita dorada), porque el metal, como si fuese un espejo reflectante, rechaza las microondas, que se alejan del recipiente y golpean violentamente el magnetrón, dañándolo. No deben usarse recipientes hechos con un material que absorba las microondas sustrayéndolas de los alimentos, que en ese caso no podrían cocerse. Se puede averiguar si el recipiente absorbe o no las microondas de la siguiente manera: poner en el homo el recipiente que hay que controlar y un vaso lleno de agua (el agua sirve para que no se llegue a dañar el magnetrón). Ya cerrado, programar el horno a la máxima potencia durante aproximadamente un minuto. Al cabo de este tiempo, abrir de nuevo el horno y tocar el recipiente: si ha quedado frío o sólo está templado, será adecuado para la cocción en horno de microondas; si, por el contrario, se ha calentado excesivamente, descartarlo. Es posible usar (aunque sólo para una breve cocción, pues en caso contrario se quemarían) bandejas y platos de cartón sobre los que colocar patatas, manzanas, etc.
Para cocer patatas o manzanas, sería posible usar también bandejitas o ees-tillas de mimbre o madera, pero se corre el riesgo de que la madera se raje y por este motivo no es aconsejable usarlas. Entre los recipientes de que está dotada la cocina, se pueden escoger los de vidrio, porcelana, cerámica, fuentes o platos individuales, siempre que no lleven decoraciones metálicas ni sean absorbentes. Naturalmente, es posible encontrar en la tienda recipientes expresamente concebidos para la cocción con microondas, pero vale la pena probar antes los que se tienen a disposición; si resultan inadecuados, se podrá elegir entre los de nueva fabricación. Los expertos aconsejan que se dé la preferencia a recipientes con el fondo cóncavo (tipo perolas). Para terminar, recordemos que también están a la venta recipientes con diferentes compartimentos en los que puede tener cabida una comida completa: primer plato, segundo, verduras, etc., cocidos previamente. Tales recipientes resultan particularmente útiles para aquellos que acostumbran comer mientras contemplan un programa de televisión: los alimentos colocados juntos en el plato se calentarán todos en una sola vez, en poco tiempo y bien. Todos los recipientes se lavan con facilidad porque durante la cocción la comida no se engancha en el fondo.

Etiquetas: ,

Mas sobre hornos de microondas


Cómo se usa el horno de microondas.

La programación del horno.
Es necesario recordar que, a propósito de los hornos de microondas, nunca debería hablarse de encender, sino de programar o graduar. Tampoco habría que usar nunca la palabra apagar, pero al no existir un vocablo preciso para sustituirla, se ha usado a menudo en nuestro recetario. No todos los hornos de microondas son iguales. Pueden tener diferentes variaciones de potencia (hasta diez) y estar dotados o no de termómetros o de sondas. Según el tipo elegido, por tanto, el horno podrá programarse en base al tiempo, en base a la memoria, con la sonda y, por lo que atañe a los últimos modelos, también con la cocción tradicional y el grill.
Cocción en base al tiempo
Significa cocinar la comida a la temperatura y según el tiempo indicados en la receta, sin tener que aportar ningún cambio. Esto es válido para todos los hornos que tienen una sola intensidad de potencia.
En aquellos que tengan dos o más variaciones de potencia, será posible empezar la cocción de los alimentos a una potencia alta y continuarla (si se requiere) a otra más baja. No hay en ello nada de complicado: al finalizar el primer período de cocción, se produce un aviso por medio de una señal acústica; entonces se deberá programar manualmente el horno a una temperatura más baja.
Cocción en base a la memoria
Solamente es posible con hornos más perfeccionados, es decir, aquellos que tienen mandos automáticos de intensidad variable. Se usa este sistema cuando los alimentos requieren cocerse a dos o tres temperaturas diferentes. Puede suceder, por ejemplo, que lo que se ha introducido en el horno deba cocerse al 75 % de potencia durante 7 minutos y que para alcanzar la cocción necesite posteriormente una potencia más baja: primero al 40%, luego al 20%. Con un horno de dos intensidades de potencia, una vez transcurrido el primer período de cocción, se debería volver a programar manualmente el horno a una potencia inferior. Con la cocción en base a la memoria será posible, en cambio, programar el horno a cualquiera de las potencias diferentes desde el comienzo. Al término de los primeros períodos de cocción, se recibirá el aviso de una señal acústica (que podrá servir para recordar que se ha de dar la vuelta o que se tiene que mezclar lo que se cuece); luego, la temperatura bajará hasta el grado deseado y la comida se acabará de cocer: esto será avisado por dos o tres señales acústicas.

Etiquetas: ,

Uso del microondas


Descongelación rápida.
La velocidad con que es posible descongelar los alimentos representa una de las mayores ventajas del horno de microondas; como se verá más adelante, un plato puede, en pocos minutos, pasar del congelador a la mesa. Existen en el mercado multitud de modelos. Es importate comprar el microondas que más se adapte a nuestras necesidades.

Calentar alimentos.
El horno de microondas permite servir una comida preparada de antemano como si fuese recién cocida, manteniendo intactos tanto su aspecto original como la fragancia y la consistencia.
Calentando una comida con el método tradicional, es decir poniéndola sobre una fuente de calor cualquiera, siempre se hace necesario añadirle un poco de agua o de grasas, lo que inevitablemente provoca una deshidrata-ción del producto: la comida, de hecho, puede resecarse o cocerse demasiado, especialmente la que está en contacto con el recipiente. En cambio, con este horno, las microondas ponen en movimiento las moléculas presentes en la comida, llevándola en brevísimo espacio de tiempo a su condición originaria. En el momento de saborearla, por tanto, la comida parecerá recién cocinada. De esta manera, por ejemplo, además de poder calentar, sin que se pase, un plato de arroz, será posible, en caso necesario, preparar con varias horas de antelación incluso una comida completa; de hecho unos pocos segundos bastarán posteriormente para que se puedan calentar sobre la marcha los diferentes platos.
Cuando hay niños pequeños, se puede calentar la leche una vez dentro del biberón (si éste es de vidrio) o bien calentar los alimentos (papillas y demás) que se venden ya preparados en frascos de vidrio.

Etiquetas: ,

Pagina siguiente »